domingo, 3 de enero de 2010

Golluts, seres malditos de los Pirineos.

Estimados e inexistentes, fantasmales lectores de este blog: hoy os traigo una curiosa y bastante desconocida historia. Historia que nos remite directamente a cuentos de la infancia, películas de mundos fantásticos y novelas de Hobitts (o como se escriba). Una historia de enanitos del bosque.
Desgraciadamente, y pese al buenrrollismo ambiental, la realidad es bastante más dura que los cuentos y a estas personas la sociedad de la época les pagó su diferencia con el desprecio y en la actualidad con el olvido.
Lejos de querer hacer un juicio moral sobre si eran buenos o como todo humano eran menos buenos, rescatemos algunos retazos de esta historia.

Me limito esta vez, con la magistral precisión que me caracteriza en estas lides, a practicar el noble arte del copiar y pegar. El mérito de esta recopilación pertenece al colega ¨Zaitsev¨, nombre de guerra internetero que se puso en honor al francotirador de la II guerra mundial.

Golluts, seres malditos de los Pirineos.

golluts2.jpg

Hasta hace unos cien años, en el valle de Ribes (Girona-España) vivió una comunidad de enanos marginada y víctima de la miseria y los prejuicios sociales, considerada por muchos como un pueblo maldito.

¿Quiénes eran esta gente? ¿Por qué no han dejado casi ningún rastro de su existencia?En la prensa de finales del siglo XIX, al hablar por primera vez de la cuestión, se califica el hecho de descubrimiento antropológico y se hace una exhaustiva descripción:

"Miden máximo un metro y quince centímetros de altura, tienen el metacarpo excesivamente desarrollado, son bastantes anchos de cadera, y eso comporta que parezcan más robustos de lo que son en realidad. Los rasgos faciales son tan típicos que, cuando se ha visto uno, se los ha visto a todos. Si no fuera por la ropa que llevan no se distinguiría un hombre de una mujer. Todos tienen el pelo rubio, descuidado, y la cara redonda. Pómulos prominentes y las mandíbulas muy desarrolladas les dan la apariencia cuadrada . La nariz es chata, la boca grande y los labios carnosos, No tienen los ojos horizontales; los lacrimales están más abajo que la cola de los ojos, lo cual les hace parecidos a los chinos, o, todavía más, a los tártaros. Todos los hombres son imberbes."

"Viven en general abandonados, cuidan del ganado especialmente porcino y duermen en corrales con forraje por cama y por abrigo; machos y hembras haciendo en algunos lugares vida común, cometerán sin duda inconscientemente y con la mayor desazón todo tipo de bestialidades y actos sexuales. (...) A los menos idiotas se los dedica a pastores y ganaderos (...) Beben agua de la fuente de la Margarideta, viven en malas bordas, no observan ninguna prescripción de higiene, su instrucción es casi nula y carecen por completo de ninguna otra educación que la del Padrenuestro, encontrándose dominados por dos vicios: el egoísmo y la lujuria."


¿Quiénes son, en realidad, los enanos de Ribes?

Es una comunidad que debido a la miseria, la endogamia, la marginación, las malas condiciones alimenticias y dietéticas (aguas poco yodadas), la compone gente de poca altura y que, además, sufre la enfermedad del bocio endémico o mixedema, disfunción de la tiroides, y por eso son llamados golluts. (Del catalán ¨goll¨: bocio. Traducir ¨gollut al castellano escapa a mis conocimientos: es evidente que es calidad de bocio, ¿pero cómo traducirlo? ¿Bociudo? )

imagen2.jpg

La antropóloga médica Nuri Ros explica:

"Cuando este proceso afecta a muchos habitantes de una misma comarca lo nombramos bocio endémico. Estamos hablando de un proceso en el cual la glándula tiroides aumenta por la estimulación que recibe por parte de la hipófisis, en un intento de compensar el déficit de producción hormonal."


Esta enfermedad no aparece de golpe, sino que es la consecuencia de años de descuido alimenticio y sanitario:

"Es la confirmación que los enanos de Ribes no pertenecen a ninguna raza especial. Con respecto a eso, más adelante, la ciencia acabará demostrando que el concepto de raza no existe en el género humano."


Eudald Carbonell, arqueólogo e hijo de Ribes de Freser, después de comentar que en su familia también se habían dado casos de bocios, remarca:

¨Se tendría que explicar a la población que este grupo de humanos eran enfermos a consecuencia de una serie de factores, como por ejemplo, el cruce genético entre ellos, la falta de higiene, la falta de proteínas en su dieta diaria y la ingesta de agua poco mineralizada."


Desde un punto de vista clínico se los considera fatuos o dementes, cretinos o semicretinos.

Se dice que, a finales del siglo XIX, hay un centenar de individuos que viven en el barrio Villa de Arriba, en Ribes, cerca del castillo de Sant Pere, y que van a abastecerse de agua en la fuente de la Margarideta. También se afirma que, entonces, hay más instalados en otras poblaciones del valle, como en Pardines y los hay también que viven en el bosque.

Se desconoce dónde los entierran. Eudald Carbonell, aunque no ha oído hablar nunca, descarta que se los haya enterrado en lugares concretos, y dice:

"Es posible que haya cementerios con estos humanos."


El periodista Sebastià d'Arbó especifica:

"Los cristianos enterraban los que no eran bautizados a fuera de la tierra sagrada de los cementerios, a menudo detrás de las tapias."

¨Respecto a su vida cotidiana, no quedan muchas referencias. Algunos de ellos cuidan de los cerdos y de otro ganado, a menudo a más de 2000 metros de altura, sin vivienda y vistiendo una capa con capucha como abrigo. Se alimentan básicamente de patatas y pan negro, y desconocen por completo la existencia del vino y del aceite.
¨

Según el semanario de Ripoll El Taga, hay algunos que son vendidos o alquilados para trabajar en circos ambulantes o para ser exhibido en las ferias.

Ésta es una manera de conseguir ingresos económicos que revierten a las familias de los que se quedan en Ribes.

D'Arbó se interesó por los golluts por primera vez a los años sesenta:

"En Pardines vivía toda una familia de enanos en una casa que todavía ahora se conoce como la casa de los golluts. En aquella época la zona era muy salvaje y es cierto que había grupos de enanos que vivían en el bosque, en cuevas, bien escondidos. Acostumbraban a bajar a Ribes para ir a pedir comida."

D'Arbó añade: "Cuando volví al valle a los años ochenta, nadie quería hablar, sólo conseguí que el maestro, y después de insistir mucho, me diera información. El último lo mataron cuando volvía de Ribes a Pardines, nadie supo quién lo había hecho, y sólo llevaba un saco para vestir. También conocí otro que me parece que provenía del Montseny, no hablaba y vivía con las monjas de un asilo de Arenys de Mar. Se les escapaba y tenían trabajo para saber donde se había metido." (Quico de les Vernedes).

H_quico.jpg
Desprecio.
Por otra parte, cuando estalla la polémica, a finales del siglo XIX, también se populariza la idea de que son una comunidad despreciada por sus vecinos, como una población dentro de otra.

"Saben cómo se llaman, pero a duras penas recuerdan los nombres de sus padres o el de la población dónde viven. No conocen los números. Son dóciles, embrutecidos e interesados ya que, aunque muchos tengan medios para vivir, piden limosna de una manera mecánica."


(La Vanguàrdia, 21.08.1886.)

Esta visión no gusta ni a la intelectualidad del época, ni tampoco a la administración del valle, porque proyecta fuera de la comarca una imagen peyorativa del territorio.

Miguel Morayta habla porque los ha visto, ya que acostumbra a pasar las vacaciones en los baños Perramón de Ribes. En la segunda mitad del siglo XIX la zona de Ribes es un lugar en el cual se implantan con fuerza las colonias textiles, creándose una importante industrialización, y también se empieza a incrementar un turismo de gente adinerada. Entonces se está haciendo habitual, entre la burguesía, tomar las aguas medicinales de los balnearios, y los hoteles, las fondas y también las casas particulares de la zona, se llenan de turistas. A pesar de estas expectativas económicas, en la sociedad del Ripollès hay muchas carencias y la precaria situación en que se encuentran y viven los enanos es considerada normal.

El catedrático Miguel Morayta es republicano, masón y, también, un anticlerical beligerante - lo excomulgan por poner en duda el diluvio universal - y, gracias a su "descubrimiento", consigue que se empiece una polémica entre los partidarios de la evolución (darwinistas) y los conservadores (creacionistas).

Los golluts en Europa.

Tanto en Italia como en Francia, y también en otros países europeos, se dan casos de enanismo y de golluts, y en estos lugares las autoridades sanitarias elaboran planes de prevención higiénicos con el fin de erradicar la enfermedad.

En el Estado español, sin embargo, esta enfermedad queda sumida en el oscurantismo y el rechazo social, no se hace ninguna política médica ni tampoco hay nadie que se interese por los enanos. Habitualmente sólo tienen alguna presencia cuando son exhibidos en ferias o citados en medio de polémicas estériles que los acaban señalando como un problema sociológico y antropológico.

Por otra parte, las autoridades los agrupan en lugares considerados remotos y cerrados. Al principio del siglo XX muchos de ellos son trasladados desde la zona del Montseny hasta la Vall de Ribes. El hecho de ocultar la realidad favorece que haya gente que los considere los descendientes degenerados de la raza tártara que había sido la primera en poblar los Pirineos.

La raza tàrtara.

Morayta afirma que los enanos de Ribes son descendientes de la raza tàrtara. Esta hipótesis es la que enciende la polémica. Fundamenta la tesis basándose en los estudios de Adolf Retzius, anatomista sueco, que defiende, mediante la técnica de la comparación de cráneos (1832), que las primeras etnias que han poblado Europa son de origen mongólico o tartárico. Nuri Ros puntualiza:

"Los estudios antropomèdics como los de Retzius son importantes porque abren el camino, al principio de XIX, a la antropología. La antropología de esta época es física, no es cultural, y el interés se centra en el concepto de raza. Desde el occidente colonialista hay un creciente interés por estudiar los otros, los salvajes, los que no son occidentales. A veces, sin embargo, los otros que son objeto de estudio no se encuentran en el África o en la Polinesia, sino en el mismo occidente y dentro de las sociedades más adelantadas de la época."

Conflicto moral.

El descubrimiento crea un conflicto moral ya que, por un lado, el hecho de dar publicidad a la existencia de la comunidad de enanos, de golluts, incomoda a los habitantes de Ribes y de otras poblaciones del Ripollès y, por el otro, sitúa la iglesia en la tesitura de dar una explicación a una realidad que choca directamente con su fe, la creencia creacionista.

Carbonell afirma:

"Era una postura creacionista, la consecuencia de un castigo divino. ¡Una burrada"!

Nuri Ros aclara:

"Posiblemente la enfermedad del bocio endémico se convirtió en un estigma. Éste es un fenómeno corriente respecto de algunas enfermedades, que muchas veces se convierten en estigmatizadoras, incluso hoy en día. El proceso de estigmatización comporta que los enfermos sufran doblemente la enfermedad y que la gente sana se reafirme en su rechazo."

A medida que el siglo XX avanza la sociedad del Ripollès dispone de más servicios, aumenta la calidad de vida y, sobre todo, la atención médica y, poco a poco, la supuesta raza de descendientes de los tártaros se disuelve entre la niebla del tiempo. Entonces, de este grupo de gente - no dejan nada testimonial, sino su endémica debilidad - como si nunca hubiera existido, sólo quedan las chispas de unos recuerdos en que cada vez se debilitan con más intensidad.

4 comentarios:

  1. Hay madre que sorpresa leer econtrar esta pagina. Hacia anyos que buscaba informacion sobre esta comunidad de enanos en los pirineos.

    Soy nacido Valenciano, pero criado en Australia. Mi abuelo siempre me contaba historias cuando yo era un pitufo. Pues no se si era cuando la guerra o poco despues, cuando estaba por los pirineos, me conto de haberse encotrado con enanos en algun bosque en los Pirineos. No me acuerdo mucho, pero algo acuerdo de que era una comunidad muy marginada etc...me parecio como de cuento, eso de encontrarse con enanos en un bosque. Claro, que el caso es que es mucho mas serio y real que eso.

    Donde podria encontrar mas informacion sobre este tema>

    Saludos
    Salvador

    ResponderEliminar
  2. Hay madre que sorpresa leer econtrar esta pagina. Hacia anyos que buscaba informacion sobre esta comunidad de enanos en los pirineos.

    Soy nacido Valenciano, pero criado en Australia. Mi abuelo siempre me contaba historias cuando yo era un pitufo. Pues no se si era cuando la guerra o poco despues, cuando estaba por los pirineos, me conto de haberse encotrado con enanos en algun bosque en los Pirineos. No me acuerdo mucho, pero algo acuerdo de que era una comunidad muy marginada etc...me parecio como de cuento, eso de encontrarse con enanos en un bosque. Claro, que el caso es que es mucho mas serio y real que eso.

    Donde podria encontrar mas informacion sobre este tema>

    Saludos
    Salvador

    ResponderEliminar

Caminante que por aquí recalas: si me comentas en una entrada antigua es probable que no te conteste por no ver tu comentario. Pero no por ello te prives.