martes, 15 de marzo de 2011

Ha muerto Carlos el Hijoputa. Final.

Háganme caso, empiecen por aquí si llegan nuevos: PARTE I, o les sonará esto a chino.

Un día Tonín grande desapareció. No sé qué pasó, si se acabó el amor, si cambió por otra montura más joven, si le entraron las culpas al ir haciéndose mayor y se convirtió en un respetable camionero padre de familia asturiano, si siguió enviando dinero para la crianza de Tonín pequeño, si... Humo, se desvaneció. 
Es fácil que a ustedes les caiga mal Tonín. A nosotros nos caía bien. Juerguista, bruto, aunque no hacía vida social en el barrio siempre tenía detalles muy de machote con nosotros. Simulaba fintas de boxeador, quizás boxeó; tenía la nariz partida, y nos golpeaba flojo al tiempo que nos incitaba a que le diéramos fuerte, llamándonos maricones al decir que no le hacíamos ni cosquillas. Un niño grande, chulo y follador, metido en un cuerpo de genuino macho ibérico tradicional. No sé qué sería de él.
Tonín desapareció y Charo se aferró al bingo como tabla de náufrago para olvidar, como quien se aferra al alcohol o le da por follarse todo lo que se mueve tras una ruptura amorosa, como válvula de escape, un sucedáneo que intente tapar, sin conseguirlo, lo que tenía y ya no tiene. A su manera se les veía felices, quizás yo me equivoqué y las putas también podían amar... El negocio empezó a ir mal, muy mal.
Tras dejar el mundo de las drogas, en el que mientras estuve nunca me enganché a nada, más que sicológicamente ganas de meterme al llegar el viernes tarde, y la sensación de que sin drogarse no valía la pena salir de fiesta, me ennovié con Laura.
Era Laura el antitópico: guapa, rasgos muy finos, sensación incluso de fragilidad en su delgadez... y un carácter de mil demonios. ¡Qué buenas broncas teníamos! Aquello era sabor. Manos muy largas, a la manera como Tonín se reía cuando le pegábamos, me reía yo con las palmotadas que me arreaba Laura.
- Pero, ¿tú te das cuenta de que me pegas? Jajajaja.
- Te pego porque me pones de los nervios. 
En ocasiones alzaba yo la mano, amagando sin dar, tratando de poner la cara de más terrible posible, y en vez de achicarse se alzaba de puntillas con la risa bailándole en los ojos:
- ¿Qué, chulito, qué?
Y entonces me daba una bofetada floja, apenas rozarme la mejilla, muy rápida, e instantáneamente salía corriendo muerta de la risa, esperando que yo la persiguiese (para dejarse pillar).
No carecía yo de recursos, de defensas frente al terrible carácter de Laura. Cuando me hartaba y me rehartaba desaparecía, sintiéndome cargado de razón. Su orgullo de no llamar ella solía durar un par de semanas, entonces me llamaba fingiendo tono casual:
- Tengo ganas de verte, capullo...
- Ohhhhh, la señora tiene ganas de verme... ¿Qué ya le dejaron en paz su mierda de alteraciones hormonales, querida?- Tenía reglas dolorosísimas que, supongo, le provocaban estados de cabreo inmensos.
- Bah, no quiero hablar de eso. ¿Nos vemos o le amargo la vida a otro?
- Permitiré que me la siga amargando a mí un poco más, pero porque me gusta como folla, no crea que el amor interviene en esto...
- Gi-li-po-llas... ¡Y deja de hablarme de usted que me pones de los nervios!
Nos queríamos mucho, aún hoy, cuando la vida nos llevó por caminos distintos, nos seguimos queriendo mucho.
Veintitantos, fue la época en la que experimentábamos con cierta vergüenza, con osadía contenida, pero con ganas, prácticas sexuales ya adultas. Descubrí la falsedad de otra leyenda: no sólo las putas la chupaban, las chicas guapas, finas y de aspecto quebradizo, también. Y a su vez también podías chupar tú en su cuerpo, en las mismas coordenadas geográficas que ella lo hacía en el tuyo.
Carlos, sin engancharse a nada, siguió en el mundo de las drogas. Peter Pan que había hallado su Nunca Jamás, allí estaba en su sitio, no importaba su origen, sus formas de moverse, de relacionarse; allí era alguien. Alguien en ese mundo, alguien al que en su día no dejamos ser del nuestro y buscó otros mundos, que estaban en este. El negocio de su madre empezó a ir fatal. Fatal. Charo enganchada al bingo, la puta nacional desapareciendo a marchas forzadas, reemplazadas por furcias finas, del Este, jóvenes y con educación. Putas que yo pensé que debiera haberlas forjado el comunismo al desproveerlas de la ética de la honra. O quizás debiera decir "moral" de la honra. No sé, no juzgo. Por un lado esas putas y por otro caribeñas de dulce hablar, frente al áspero, deslenguado léxico de la puta nacional. Los tiempos estaban cambiando y Charo no supo adaptarse, siguió con sus putas mesetarias, cada vez más viejas, cada vez más baratas, cada vez menos clientela frente a las foráneas que reventaban precios en el mercado ofreciendo mejor producto. A Carlos se le acabó el filón de robarle a su madre. No tardó en seguir el camino natural, lógico en la ilógica de su mundo: empezó a vender, a "pasar" droga.
Andaba con la terrible Laura por la calle y nos encontramos a Carlos. Hombre, Descla, ¿cómo estás? Bien, esta es Laura, este es Carlos. Subid a mi casa y os presento a mi novia. Vale, no teníamos nada qué hacer. Subimos. Una chica rara. Rara hasta físicamente. Altísima, desgarbada, con trazas de locura, de sufrimiento pintado en sus ojos muy claros. Carlos que me lleva a la cocina con cualquier excusa:
- Bueno, ¿qué, nos lo montamos los cuatro o qué? 
- ¿Que qué?- Mi cara de loco debió ser para grabarla.
- Joder, Descla, que si nos lo montamos, la tuya está buena, me apetece follármela y con la mía vas a flipar. Pongo unas rayas, tomamos unas copas y con las risas nos lo montamos.
- Carlos, tío, no flipes, jajaja. Sigues igual, jajaja. No flipes.
- Pero si es muy fácil, tío, si con dos copas y unas rayas todas entran...
Me puse serio.
- Carlos, todas con las que tú vas entran- remarqué con saña el "con las que tú vas"-, pero Laura... no es de esas... - ¿qué coño sería ser "de esas"? ¿Mujeres que practicaban sexo grupal? Me sonó mojigato expresarme así; cambié de tercio.- Carlos, la sola mención, una sola alusión a lo que pretendes, y Laura nos matará, nos descuartizará, echará nuestros restos a los cerdos... Y después de eso se encargará de tu novia- no dije "por guarra"- con la que se cebará torturándola con especial atención.
- Vaaaale, Descla, joder qué estrechos sois, si lo hace toda la peña...Mira, te voy a regalar un par de éxtasis que la flipas. No, ya sé que ya no tomas nada, pero esto no es para que me compres, es para que no te cabrees conmigo por lo que te he dicho, que somos colegas, joder.
Ya en la calle...
- Me ha regalado este un par de éxtasis...
- ¿Eso no es lo que te da muchas ganas de follar?
- No lo describiría yo así; sientes una emotividad muy fuerte, más de tipo amoroso que meramente sexual, pero puedes combinarlo, no hay problema.
Picardía bailando en sus ojos.
- ¿Lo probamos...?
A la terrible Laura le dio llorona. Toda la noche llorando, decía estar a gusto, pero no podía parar de llorar. "Qué tonta soy, ¿pero qué me pasa?". "Pues qué te va a pasar... que estás drogada y te ha dado llorona". "Pero qué rabia..." Pegar un polvo venga el lloro es una sensación extraña, no la califico de en absoluto desagradable -sabiendo que no es lloro de sufrimiento-, pero es extraña, sí.
Siguió Carlos con su mundo de drogas, con su sexo grupal. No digo que no haya gente que lo lleve bien, no es lo que yo percibí (no en carne propia). Pasada la tormenta sexual que les arrastraba, percibí celos, culpas, sobretodo en ellas, mucha presunción por parte de ellos, silencios de ellas, vergüenzas al recordar los lances... Hasta que la nueva tormenta, la nueva situación, olvidadas las culpas por las drogas y el alcohol, volvía a arrastrarles. No digo que no haya gente que lo lleve bien, no es lo que yo percibí, por lo menos en ese ambiente, que lo que vi fueron claras relaciones de sumisión culpable y dominancia jactanciosa. No digo que no haya gente que lo lleve bien. 
Ya cerca de la treintena y Carlos seguía igual. Listo, nunca lo pillaron en su condición de pequeño narcotraficante, a nada se enganchó y tampoco pilló un sidazo. Decir que buscaba la muerte sería una floritura literaria, dramatizar una normalidad, la suya, en la que, como todos, fuimos inmortales hasta los treinta; nada podía pasarnos, no íbamos a morir nunca. Y si alguien hasta los treinta no ha sido inmortal, es porque es un cenizo y un rancio.
- Carlos se ha ahostiao, se ha ahostiao con el coche...
- Joder, ¿cómo?
- Pues volvía todo ciego de tal discoteca a las tantas de la mañana y se salió. Está en coma en tal hospital.
Primer coma que veo. La de turno estaba con él en el hospital, había salido ilesa. No tardó en desaparecer: ya no habría rayas, sumisiones y dominaciones sexuales, sexo grupal ni fiestas salvajes. Los vegetales no hacen esas cosas.  Primer coma que veo, me pregunto si todo el mundo hace lo que yo hice. Carlos, con leves y constantes espasmos, con los ojos muy abiertos, ojos fijos que miran sin luz, sin fondo, o con un fondo demasiado hondo, por ese fondo puedo llegar a él. Le tomo la mano, no hablo, lo pienso, emito mensajes mentales: Carlos estoy aquí, hazme una señal, apriétame la mano, guíñame un ojo, algo... ¿Recuerdas cuando le cerrábamos la persiana del quiosco al señor tal, qué cabreos pillaba? ¿Cuando le tocaste las tetas a la puta que limpiaba y el bofetón se oyó en la portería? ¿Cuando...? Hazme una señal, Carlos, joder, por favor, por favor, por favor... Dime que sabes que estoy aquí, que lo captas, que te vamos a ayudar a salir de esta... Los vegetales no hacen señales.
Visitas al hospital una vez al mes, nuevos intentos de conectar, de sacarlo de ese pozo a base de fuerza mental. Charo siempre ahí, vendidos los bares para estar junto a su hijo. Arruinada por el bingo. Tejiendo, le dio por tejer. La esperada señal nunca vino y yo como mentalista soy una mierda.
Visitas al hospital una vez al mes, después dos veces al año. Charo siempre ahí, tejiendo, le dio por tejer. Arruinada por el bingo, con una especie de veto por el cual no le permitían entrar en ellos. Viviendo de los servicios sociales y pérdida su arrogancia, su porte de puta que no se esconde y a todos los lados va con la cara por delante, su arrogancia de puta que conoce a los hombres, conoce muchos secretos de ellos y no le permite a ninguna, de la que posiblemente se ha follado a su marido, que la mire por encima del hombro. Charo suplicante, vencida: "Descla, cariño, hijo mío, qué desgraciada soy...¿Tú no sabrás de ayudas para mí, tú que de estas cosas entiendes? Me acuerdo cuando Carlos y tú jugabais en la calle, mis pequeños..." Tejiendo, le dio por tejer, Carlos cada vez más delgado, escuálido casi, a medida que tejía Charo se destejía Carlos.
Después dos veces al año, después una vez al año, después nunca, el mundo adulto me absorbía demasiado. Adulto no he sido nunca, pero descubrí que cuando el sistema te considera cronológicamente como tal, empiezas a pagar muchos impuestos.
Una llamada:
 Joder, Pedro, cuánto tiempo, ¿qué es de tu vida?
- Bien, Descla, como siempre. Verás... te llamo porque ha palmao Carlos el Hijoputa.
...
Ha muerto Carlos el Hijoputa y yo escribo esto para redimirme, para que me perdone el no haberle dejado ser uno de los nuestros, aunque no sé quién coño "son los nuestros".
No creo en vidas tras la muerte, pero puedo equivocarme y por si acaso...: Carlos, amigo, si estás en algún sitio espero que no haya putas en ese sitio, ni hijos de puta, ni clases, ni madres que siempre tengan razón cuando se equivocan, ni chulos de putas, ni padres que desaparezcan. Carlos, amigo, espero que estés en un sitio en el que todos seamos, por fin, uno de los nuestros.



100 comentarios:

  1. Yo creo que Carlos estaba abocado a un final así. Hay gente que nace siendo normal, y otros que, por mucho que se intenten mantener dentro del círculo, terminan escurriéndose por cualquier rendija.

    Me ha tenido enganchadísima la historia.

    ResponderEliminar
  2. Con esa despedida final me has emocionado, joder, cabroncete.

    Que dramón de la vida real. Y resulta curioso que los que no creemos -lo que también ha terminado siendo mi caso- siempre tendemos a "despedirnos" de quien fallece.
    Y, por la misma, esperar que si la persona está en algún sitio esté mejor de lo que aquí estuvo.

    En fin, requiescam in pace, como se dice.

    ResponderEliminar
  3. Buuuffff.

    Hoy lo he leído de pe a pa.

    Creo que es lo mejor que has escrito, y eso es decir mucho.

    Un relato co-jo-nu-do.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Sabía que el final era duro. Como dice algún compañero estaba abocado a eso, pero tú eres un sobreviviente.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Perfecto, queridiño, perfecto.
    Un placer leerte.
    Esto está "de libro".
    Moitos bicos.

    ResponderEliminar
  6. D.E.P.
    Como he dicho en otras ocasiones la pantalla de un PC no es el sitio más idóneo para leer; la vista se te va, falla la concentración, los ojos saltan de un párrafo al otro sin terminar de leerlos. No sé a vosotros, pero a mi me cuesta horrores.
    Toda esta creación debería estar blanco sobre negro, editada en tapa blanda y enviada por correo postal como regalo de navidad. O también editada en hermosos PDFs que ya imprimiríamos nosotros mismos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Según te leía, tenía en mente algún comentario sobre de dónde te viene a tí la raiz de la eterna disputa de si el hombre o la mujer pega al hombre, vaya con Laurita, ....pero el final es demasiado emotivo para hacerte broma alguna.
    Me ha gustado mucho
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Aunque no lo creas,que me quede callada es el comentario más admirado y sincero que puedo darte.
    Achuchones

    ResponderEliminar
  9. Gracias a todos, poco más puedo decir.

    Le contesto a Carmela para que no diga que no le hago caso: las palmadas de Laura me hacían reír y si yo le doy una hostia le arranco la cabeza. Negar esta descompensación sería estúpido.
    Yo lo que niego es la falacía feminazi de que los hombres son violentos y las mujeres ángeles de bondad. Falacía que usan para erigirse en una superioridad ética que debe darles el poder. Al final siempre es lo mismo: el poder.
    Las mujeres son tan violentas como los hombres. Usan otros mecanismos e incluso los físicos cuando pueden usarlos. Sólo hay que leer las crónicas en el momento de cualquier revolución para ver cuántas veces se ha dicho que "las mujeres eran las que más sangre pedían". Y quien escribía esas crónicas no tenía ni puta idea de feminismos, machismos ni correcciones políticas. Escribía lo que veía.
    Hay personas que usan la violencia en cuanto pueden, personas que la usan cuando toca, personas que no son violentas y personas que no la usan ni cuando clama al cielo que ya no hay más camino. Y eso no tiene nada que ver con el sexo de cada persona.

    Besos y de nuevo gracias a todos.

    ResponderEliminar
  10. Yo hace mucho que no te digo eso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. No, no, si no decía que tú me lo dijeras, jajajaja. Es que las feminazis, junto a sus dueños la banca, y los sindicatos corruptos, junto a sus dueños la banca, son una de mis debilidades.

    ResponderEliminar
  12. Si digo lo de hacerme caso, jajajaj que al principio me decías que era muy susceptible ¿o no te acuerdas?.

    ResponderEliminar
  13. Ahhhhh. Vale, sí, perdona, me confundi, jajajajaja. Ahora me ha dado vergüenza la pillada, pero tienes razón, jajajaja.
    Me voy a comer que acabo ahora.

    ResponderEliminar
  14. Amargo,pero real.Un beso.
    P.D: por lo visto lo de "corre que te pillo" te quedó, no?jajajaja.

    ResponderEliminar
  15. Joder chaval, que triste...
    Buenísimo!
    Salud

    ResponderEliminar
  16. Sobre las mujeres pegonas, se dice que algunas lo son sí les importas de verdad. La mía, pej, me arrea unas somantas que no veas (jugando, ojito). [Manual de trompazos conyugales. Cap. II]

    Y sobre los últimos intercambios Descla/Carmela: Carmela es "visceral". Sé lo que me digo...

    ResponderEliminar
  17. A mí María no me pega, pero por razones que sólo ella entiende, mantiene silencios y distancias torturantes.
    Y eso es violencia, amigo, que no me cuenten cuentos: lo hace para joderme, para desazonarme.
    Que a mí me la sude es otra cosa... (Si le hago caso sigue haciéndolo...)

    ResponderEliminar
  18. Fio, ya me gustaba de antes el corre que te pillo, jajaja, tiene algo de salvaje, de instintos atávicos de caza.

    Genín, gracias.

    ResponderEliminar
  19. Lo que dice Blue. Aunque para estar de buen libro creo que tendrías que retocarlo mucho. Yo creo que está de "entrada" (estupenda entrada, por otra parte).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Es muy triste la realidad, en que todos nacemos con un destino, y aquellos que lo que le toca no es de lo mejor, aunque a veces, a fuerza de voluntad o no se de que, pueden ir contra su destino y mejorar su vida, pero muchos quedan por el camino, como Carlos, y es una pena muy grande.
    El final me gusto mucho, acompaño tu sentimiento, que sea como sea, mal o bien, fue tu amigo, compartio tanto contigo, y claro, normal si sentis un poquito de culpabilidad, aunque no hiciste nada malo, asi es como se dan las cosas.

    ResponderEliminar
  21. eres bueno ¡hijo de p..! me he comido la historia sin decir ni pió..es verdad que puede ser una historia de sexo y drogas (aunque falta el Rock and roll)lo que si me ha sorprendido es el desenlace..cual Penelope
    saludos J.A

    ResponderEliminar
  22. Empecé a leerlo ayer, y como ya me imaginaba un final horrible, lo dejé (soy una cobardica). Pero no me lo sacaba de la cabeza. Es que lo cuentas de una forma tan perfecta descla, uniendolo todo: las faltas, el prejuicio, los caminos, tu manera de verlo, la epoca, las vivencias, el destino... que nada, tuve que volver hoy y leerlo al completo (dos veces).

    Finalmente, estoy con Tripi, creo que es lo mejor que has escrito, lo que ya es mucho decir. Lo digo de <3 aunque suene muy, pero que muy cursi. Un mensaje absoluto, para todos.
    Un abrazo,
    Mar.

    ResponderEliminar
  23. David, si Blue dice que es de libro, es de libro, ¿estamos? (¿Quieres que me pegue, o qué?)

    Y en serio: las escasas veces que he mandado escritos a concursos, el último día a la última hora aún andaba cambiando comas, palabras de sitios, concordancias...

    Amor: a mí no me engañas: te ha parecido muy bonito porque casi casi hay sexo.

    Cheli: ¿verdad que parece que hay destino ineludibles?

    JA.: nooo, hombre, es una historia de amor, jajaja.

    Mar: eres una pana. Que no sé lo qué quiere decir, pero lo leí el otro día en el blog de una amiga venezolana de Genín y me hizo mucha gracia. Me alegra tu re-vuelta. Besos.

    ResponderEliminar
  24. Esto... Mar, que si pana es algo muy feo, lo retiro.

    ResponderEliminar
  25. Si, el tema del destino da para mucho.
    Como te decia, tambien hay historias de personas que lo revierten, pero son las menos; o que se cruce en su camino alguen que le de una mano.
    La otra vez viendo un programa sobre las favelas de Brasil me quede muy mal pensando en eso, viendo los niños que nacen ahi, ya tienen su destino marcado a fuego, es muy triste.
    Bueno, contanos alguna historia mas divertida, que estoy de bajon y con estos temas, no levanto cabeza!

    ResponderEliminar
  26. Es que no puede ser...David me da la razón y después me la quita.
    Ay, Santa rita, llévame pronto.
    Bicos demornin.

    ResponderEliminar
  27. (Rita, no vaya a ser que por "minusculearla" no me lleve ;-)

    ResponderEliminar
  28. Mira qué cosas, Blue: me gustaría mayusculearte en donde minusculeas.

    ResponderEliminar
  29. Cheli, jajaja, mañana salgo unos días, no sé si me dará tiempo a escribir una payasada de las mías...

    ResponderEliminar
  30. ¿Qué vais a dejar para cuando llegue la primavera?! ;-P

    ResponderEliminar
  31. India, la canción decía..."Cuando llegue Septiembre.....¡Nada de primavera!

    Desclasado, ahora te entiendo menos que a David, ja, ja.

    ResponderEliminar
  32. No, no, no, nada de abandonarnos con mal sabor de boca!
    No se yo, que soy bastante nueva por aca y comento poco, pero si no fuera asi, y tuviera mas "antiguedad" como el resto de la peña, me lo tomaria muy mal, a esta altura, tu preocupacion principal, tenemos que ser nosotras, todo lo demas, en segundo lugar...
    vamos, que me voy a trabajar sin una sonrisa hoy?

    ResponderEliminar
  33. Cheli, con el tiempo que ya llevas aquí, ya puedes pegarme, como las demás, para que haga lo que tú quieras.

    Blue, pues creo que India lo ha pillado a la primera... Jajaja.

    ResponderEliminar
  34. India lo ha pillado, se ha largado, y yo no me he enterado...ado.

    ResponderEliminar
  35. Vale, ahora ya tengo que irme a trabajar! espero cuando venga a comer encontrarme algo bueno por aca! (pa! hasta parezco mala, no?)
    Hasta luego!

    ResponderEliminar
  36. Porque las norteñas no tenéis picardía.
    Yo creo que le dices a una norteña: "me gustaría acostarme contigo" y te responde: "¿qué se te rompió tu cama?".

    ResponderEliminar
  37. Hasta luego, Cheli, yo también salgo en breve.

    ResponderEliminar
  38. yayaya...fíate tú de la falta de picardía...jijijijiji

    ResponderEliminar
  39. Un día de estos voy a ir a Paradela y os voy a mandar a una que se yo que os va a dar un repaso.

    ResponderEliminar
  40. Si hasta lo dice el himno gallego:" Non nos entenden, non"
    ;-)

    ResponderEliminar
  41. Eso, chulita, mándanos a tu amiga para no ponerte tú en el brete.

    Mira, Blue, como hacemos la prueba y verás:

    Me gustaría acostarme contigo, Blue.

    ResponderEliminar
  42. Una gallega de verdad, como yo, tiene que contestar así:
    ¿Y por qué me dices eso?

    ResponderEliminar
  43. Y yo debo responder:
    Porque se me rompió la cama. ¿Hace entonces?

    ResponderEliminar
  44. Aaaaaah, ahora ya encaja más, ja, ja.

    Entonces...ejem...¿El suelo está duro?

    ResponderEliminar
  45. Duro y frío, no querrás que me constipe...

    ResponderEliminar
  46. No, si yo no te deseo ningún mal...pero las superficies duras son muy buenas para la espalda, y el frío...ya sabes que conserva.

    (India escapada ;-)

    ResponderEliminar
  47. Jajajaja. Tengo que salir.
    Esto, supongo no te ha molestado ahora te explico por qué no debe molestarte, sólo ha sido un experimento sociológico para demostrar la falta de picardía norteña. Comprenderás que no tengo el más mínimo interés en acostarme contigo.
    Aunque te aprecio mucho, no me atraes en ese aspecto.
    Bicos demornin.

    ResponderEliminar
  48. India mira escondida y se ríe, jajajaja.

    ResponderEliminar
  49. El himno de Extremadura dice "..el aire limpio,las aguas puras,cantemos todos Extremadura!gritemos todos,en libertad,Extremadura tierra de paz!" jijijijii así que no me meto en líos jijijijji Descla,te veo como a Nobita (de Doraemoon) durmiendo en una colchoneta en el suelo,que es bueno para la espalda jaaaaaaaajajaja

    ResponderEliminar
  50. Ja, ja, ja...esa no es una salida muy torera.
    Y tiene que irse...

    Bicos dedei.

    ResponderEliminar
  51. Aaaaaaah pillín!esa táctica me la conozco!...es muy de ...mujer jijiijijiji

    ResponderEliminar
  52. ¿En que quedamos, India, no tengo picardía pero sí táctica, ja, ja?

    ResponderEliminar
  53. Me refería a Descla,Blusiña...lo de "en realidad no me interesas..." que lo que hace es crear más ganas de que sea lo contrario jijijijiji

    ResponderEliminar
  54. Aaah, el pillín es él...ahora me lío yo, ja, ja.

    ¡Que nerrrrrrvios!
    ;-)

    ResponderEliminar
  55. Ahí lo tienes...te puso nerrviosa jijijijijiji no sabe ná el Desclasadín...jijijiji

    ResponderEliminar
  56. Tranquila, ya se fue. No ha pasado nada.

    ResponderEliminar
  57. Juás...nos acostumbró a que no pase nada jijijijijiji ;-)

    ResponderEliminar
  58. No, si en esta casa el blogus interruptus funciona de maravilla,ja, ja. ¿Te acuerdas?

    ResponderEliminar
  59. jejejeje por eso,es que es así...no da para más jijijijiji

    ResponderEliminar
  60. Jajajajajajajajaja...
    Invoco a Memeo.

    ResponderEliminar
  61. Y yo...es el único que nos levanta las túnicas con su gracia en forma de juguetna brisa jejejeje

    ResponderEliminar
  62. Calla, que aún tenemos una mañana muy dura por delante, ja, ja.

    ResponderEliminar
  63. Lo que se me ha venido al coco es demasiado heavy para escribirlo públicamente jijijijiji

    ResponderEliminar
  64. Sí claro...y luego siempre soy yo la brutota jajajaja te diré nada más,que el pensamiento lo inspiró la palabra "dura" jaajajajajajaja

    ResponderEliminar
  65. Qué os gusta que me cojan tirria por falta de finura...que no!ea!la sutileza es mi nueva herramienta...lo decidí..hace un segundo jaaajajaja
    Me voy a limpiar de ácaros la habitación de los chiquitajus,que no he pegao ojo con las toses!

    ResponderEliminar
  66. Así, así, circulando...que el mundo espera grandes cosas de nosotras (aunque no se manifieste ;-)
    India, genio y finura.
    Chao.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  67. Jajajaja, Blue e India, nenas, como haceis reir las dos... en fin, que aunque llego tarde, sepan que me gustan vuestos chats y que si me menifiesto (o me mantengo escondidilla como hace la India jijiji).

    Descla, no, no es nada malo, al contrario, pana significa: colega, amigo/a. Decirle a alguien que eres o es tu pana es que es una persona apreciada. Te dejo otra expresión con esa palabra: "te lo digo de pana y todo" Que quiere decir: "te lo digo de amigo(a) y en serio, sinceramente".

    Biquiñosssss**

    ResponderEliminar
  68. Eh! yo ni doy, ni quito (y menos a ti, Blue).
    Vamos a ver.
    Blue:
    Perfecto, queridiño, perfecto.
    Un placer leerte.
    Esto está "de libro".
    Moitos bicos.
    El mío:
    Muy bien, Desclasado, muy bueno.
    Un placer leerte.
    Esto está "de entrada".
    Un abrazo.
    (a los dos)

    ResponderEliminar
  69. Ja, ja, ja...me encantas.
    Solo una cosa: Eres el único que me pone el nombre azulito (aunque aquí no se ve, yo lo veo ;-), así que nada de abrazos compartidos, un abrazo a cada uno...que yo el tuyo lo quiero entero.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  70. Por favor, David y Blue, ¿pueden dejar ya de tontear en este blog con abracitos, "lo quiero entero", bicos y otras bobadas?
    ¿Es que acaso han visto alguna vez que en este blog se tontee?
    Seriedad, por favor.

    ResponderEliminar
  71. Glup!...pues es cierto. Este blog es algo desclasado, pero muy serio.

    (Hasta he cambiado de color ;-)

    ResponderEliminar
  72. Esto... Mar y Babu; gracias, Que estaba poniendo orden en los arrullos y les salté.

    ResponderEliminar
  73. Me ha gustado mucho el relato; de lo mejorcito que te he leido.

    Qué memoria, chaval!!

    Poco más que decir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  74. jijijijiji ¿te ofendió lo de las risas con el blogus interruptus?jijijijijiji

    ResponderEliminar
  75. India, dile tú que vuelva y lo arrullamos...snif...

    ResponderEliminar
  76. Shikilla,a esa llamada acude si la haces tú jijijiji a ver esos morritos...jaaaaaajajaja

    ResponderEliminar
  77. Espera, que estoy haciendo el pollo a la piña...
    ;-)

    ResponderEliminar
  78. Ahí,ahí...buen movimiento!por el estómago!tú sí que sabes,Blusiña!!

    ResponderEliminar
  79. Gracias, Fuego.

    Shhhhiiit! No hagáis mucho ruido que está mi novia, y como os oiga y lea no sé qué, que dije de broma, de acostarme con no sé quién, que no lo dije en serio, quizás sea la última vez que me leáis.
    Besos

    ResponderEliminar
  80. No,si callarnos podemos...pero el olorcillo del pollo le va a llegar...jijijiji

    ResponderEliminar
  81. (No, si yo ya me fui, y además juraría que nunca estuve aquí...;-)

    ResponderEliminar
  82. Pues como me dejes a mí vigilando el pollo...auguro una reducción de salsa total...jaaaaaajaja

    ResponderEliminar
  83. Me han gustado más la partes anteriores que el final. Pero no por culpa tuya, que tu forma de contarlo ha sido perfecto, sino porque soy bastante insensible y bastante poco tolerante con las debilidades ajenas (sé que es un defecto, pero es la verdad). Es decir, que tengo la impresión de que no me da tanta pena como al resto de los lectores. Es de ese tipo de finales buscados, trabajados a conciencia. No creo en los destinos trágicos, salvo en otras circunstancias (otras épocas u otros países con ausencia de medios y oportunidades para salir adelante). Conozco a personas que han partido de circunstancias más duras que las de Carlos y han llegado una vida normal, satisfactoria, productiva y con bienestar.

    ResponderEliminar
  84. Tardo en leer esas entradas porque quiero aprender el estilo jorgerevertiano que te gastas. La verdad es que el relato es muy bueno. Empiezas con un sopapo, vas desarrollando una historia ibérica-bellotiana y terminas con un golpe de ternura casi displicente: "lo fui abandonando, crecí y me hice un hijo de puta" Lo siento no te creo,eres un buen tipo y por eso y porque me diviertes, paso por aquí". Cuando eres malo, eres mucho mejor(M.W.)

    ResponderEliminar
  85. Koti: su hermano, Santi, no quiere saber nada de nada porque hace años que no quiso saber nada. Abandonó su mundo, a su familia y a todo y se buscó una vida "normal", si es que hay vidas normales.
    Yo tampoco soy demasiado empático con según qué cosas. Recurrir al fatalismo del destino es una vía cómoda. Ahí tienes a tantos inútiles diciendo que no se les considera porque "me tienen manía", "soy mujer", etc, en vez de decirse a sí mismos: "a ver si espabilo, que más petardo no puedo ser".
    Pero hay temas complejos, contextos, modas que arrastran, personalidades muy fuertes y otras menos... No es fácil juzgar. No es fácil pedirle a un niño de 12, 13 años que asuma de frente que su madre es puta en un contexto de pequeño burguesitas repipis, morbosas como cualquiera, pero prestas a fingir escándalo ante estas cosas.
    Y se fue por otro lado... O el agua va a su cauce. O... Yo qué sé.

    Marcela: ¿llevas pistola o es que me quieres mucho?
    (Me ha encantado lo de "ibérico-bellotiano", jajajaja. He visto en mi cabeza a Alfredo Landa corriendo en calzoncillos tras las suecas).

    Me voy para unos días. Besos, abrazos, sexo grupal, etc.

    ResponderEliminar
  86. India: JAJAJAAJAJAJAJAJA, BLOGUS INTERRUPTUS!! eres la mejor nena, jajajajajaajajajja... será que me voy a ver si el pollo que me estaba haciendo yo también se ha quemado! jajajajajajajajajaja.
    Saludos Descla, buen viaje, buen sexo grupal, o lo que sea que te vayas a hacer unos dias.
    Biquiños****

    ResponderEliminar
  87. Estoooooooo... joder... cómo pasa el tiempo, que llevo ni sé el tiempo aquí metido. Me lo he leído todo.

    Está bien

    En serio, muy bien.

    un abrazo,

    e.

    ResponderEliminar
  88. Llego tarde porque necesitaba tiempo para leer despacio y disfrutarlo. Ya está. No voy a repetir que me gusta cómo escribes, que ... bueno que ya lo sabes. Un beso de corazón.

    ResponderEliminar
  89. *Ha nacido un niño en el portal de Su*

    :-))

    ResponderEliminar
  90. Como no aguanto leer mucho rato la pantalla me he impreso las 5 partes, osea, he gastado muuucha tinta para leerte...pero ha valido la pena.
    Eso era la lisonja.

    ResponderEliminar
  91. Gracias, Egoitz, Emejota.

    ¡Qué bien lo de Su! Ya le leí a Eva que es un niño y está precioso.

    Raticulina: jajaja, espero la puñalada entonces... Bienvenida. Me suenas de leerte por blogs amigos.

    ResponderEliminar

Caminante que por aquí recalas: si me comentas en una entrada antigua es probable que no te conteste por no ver tu comentario. Pero no por ello te prives.