lunes, 20 de diciembre de 2010

Accidentada donación de semen.

Vamos apurando el tema de las entradas porno antes de meternos de lleno en las sagradas fiestas navideñas.
El texto que traigo a continuación es obra de "Tripi", una persona aparentemente sin blog para enlazar, al que leí en los comentarios del blog de Michel.
Me hizo reír tanto esta delirada historia que, previo pedir permiso, lo copio.
Advierto que no es apta para espíritus muy sensibles o para fanáticos defensores de la igualdad animal y cosas así.
Allí va:
----------------------------------------------------------------------------------
Estaba ayer por la tarde fumándome una buena trompeta de grifa holandesa y leyendo el periódico y...flop¡¡¡ anuncio. "Done semen. Se remunerará. Calle tal, número tal, Palma".
- Yonki, nos vamos.
- Guau.
Meto a Yonki en la furgo y partimos. A la media hora estoy en la puerta del sitio.
- Espérame aquí, Yonki, que tú no puedes entrar.
El pobre perro me mira con aquella puta cara entre Rossy de Palma y el Dioni y yo, como no, me ablando.
- Está bien, tío. Métete en la mochila y calladito, ¿eh?, que te conozco.
- Guau, guau.
Entro en la clínica y me recibe una monada de veintipocos años. Un yogurín, vamos.
- Hola preciosa, venía por lo de las pajas.
- Querrá Vd. decir por lo de la donación de semen.
- Pues eso. ¿Cuánto pagan?
- Cien euritos la sesión.
- Está bien, deme dos botes.
- Primero deberá rellenar este cuestionario.
Zas, primera pregunta: ¿es consumidor habitual/ocasional de drogas?. No hombre, no, que va...blablablá. Concluyo el papeleo y me dirijo de nuevo a la putita.
- Estoy listo.
- Bien, pase a la cabina número seis. Si necesita ayuda, pulse la extensión 34.
- Ostia, el 34, como Kevin Swchantz.
- ¿Cómo dice?
- Nada, nena, que no necesitaré ayuda. Tengo los huevos más repletos de leche que el toro de Osborne.
Llego a la cabina y me desnudo. Una vez en pelotas, me lío un porro y empiezo con mi cometido:
Ras-ras-ras. Flap, flap, flap.
Nada.
Sigo incrementando el ritmo...
Nada.
Ras-ras-ras. Flap, flap, flap de nuevo.
Ostia puta. Nada de nada. Mi polla inerte como si fuera un trozo de pavo al chilindrón.
Voy y marco el 34.
-Oye, nena, necesitaré ayuda. Con tantas luces, esto parece un quirófano. Y a mí esos sitios no acaban de ponerme.
- Señor, en el segundo cajón del mueble encontrará varias revistas.
- De acuerdo.
Abro el cajón y me encuentro una docena de ejemplares del "Interviu"...pero de hace treinta o cuarenta años. De los tiempos de la transición, como poco.
- Rediós. Ahí estaban la Marisol, la Duval, la Flores, la Estrada...con aquellos coños peludos que parecían el musgo de los belenes. Me viene a la cabeza un post del Michel sobre la evolución de los chuminos en el siglo XX.
Mi polla continúa anestesiada.

Cojo el telefonillo y vuelvo a marcar el 34.
- Oye, ¿no tenéis algo un poco más actual?
- El pronto y un catálogo de LG.
- Que te den.
Vuelvo a la carga.
Ahora probaré nuevas posturas. Hago como los monos y me la empiezo a cascar a pierna alzada, pasándome la mano por debajo y por detrás.
Ras-ras-ras. Flap-flap-flap.
Nada.
- Me cago en mi puta madre.
Ras-ras-ras. Flap-flap-flap, de nuevo.
Nada. Ni señal de la puta vena de la polla.
Recuerdo ahora un documental sobre los indios navajos en el que se les veía de cuclillas, con las piernas separadas, haciendo fuego a base de frotar un palo entre las piernas. Pues nada, intentémoslo a lo navajo. Postura de yoga, palmas de las manos juntas, nabo en medio y de arriba a abajo...
Ras-ras-ras. Flap, flap, flap.
Nada.
Nada, de nada, de nada.
-Ostia puta¡¡¡
Vuelvo al telefonito de los huevos y marco el 34.
- Nena, que venga alguien a pajearme.
Para mi sorpresa, la respuesta es afirmativa.
- En dos minutos está ahí "dos rombos".
- Joder, vaya nombre de putón. ¿No me descontarán nada del precio?
- No, aquí vamos a peso.
- Está bien.
Tocan a la puerta y abro.
Dios¡¡¡ ahí estaba un barbudo de dos metros que parecía el yeti, ataviado además con unos guantes de friegaplatos.
- Relájese, señor, que sólo será un momento.
- No, no, no. Intento cerrar la puerta dándole ostias con el hombro. Pese a la resistencia del cabestro, finalmente lo consigo.
Pulso de nuevo el 34.
- Hijos de puta...¿quién coño es esta especie de Cándido Méndez que me habéis enviado?.
- Es el celador.
- Ya te pillaré, zorra.

Voy a la mochila, la abro y saco a Yonki, que estaba medio cocido.
- Oye, Yonki, sabes que en mi vida te he pedido cosas muy raras, pero como la de hoy...
- Guau, guau.
- Sit¡¡¡. Yonki se sienta.
- Rum-Rum¡¡¡(como la canción de Estopa). Entre tanto, con mis dedos pulgar e índice, le hago la señal del ventilador.
Yonki se espatarra panza arriba. Y se la empiezo a cascar.
- Guau, guauuuuuu. Brrrrr, brrrrr.
A diferencia que yo, Yonki lleva una empalmada de padre y muy señor mío.
Joder, pienso, ahora sólo faltaría que entrara alguien y me pillase tirado en el suelo, desnudo, y pajeando a un perro.
- Dale, Yonki, dale caña.
- Guaaaaaaauuuuuuuuuuuuuuuuu
Aullidos de placer. Veo que le empiezan a temblar las patas y le enchufo el bote en la polla.
- Zasssssssssaghhhhhhhhhhhhhhguauuuuuuu
Ostia, el muy cabrón me llena un bote y medio. Pobre, se ve que iba salidísimo.
- Buen trabajo, campeón.
Lo vuelvo a meter en la mochila y se pone a dormir plácidamente.
Me dirijo de nuevo a la recepción. Manten la calma, mantén la calma...me repito.
- Ya está, nena. Un bote y medio. Digo yo que en vez de cien me darán ciento cincuenta euritos, ¿verdad?.
- Pues sí, tenga.
- De puta madre. Oye, monada, me gustaría que en nueve meses me avisases. Más que nada es para saber qué tal ha ido todo.
- Esa información es confidencial, señor.
- Venga, bombón, que me paso otro día y traigo too patí un botecito de estos de leche fresca.
- Está bien. ¿Dónde quiere que le avisemos?.
- Puedes dejar un mensaje en el blog de unos amigos: comounpatomareado.blogspot.com.
- ¿A la atención de quién?
- Es igual: de Michel, o de Chuck, o de Contemporánea, o de Jonatan, o de Trinity, o de Diego, o de Concha, o de Storbo...
- Así lo haré.
- Por cierto, corazón, me da a mí que si es niña será clavaíta a Rossy de Palma.
- ¿Y si es niño?
- Al Dioni.
- Es Vd. un cachondo.
- Y tú un yogurín, monada.
- Adios.
Salgo de ahí y al llegar a la autocaravana saco a Yonki de la mochila.
- Bien, Yonki, bien. Eres la ostia de perro. Venga, vamos a comprarnos un par de hamburguesas que te lo has ganado.
- Guau, guau.
- Eso.

-------------------------------------------------------------------------------------


Otra entrada más de la serie "Masters of the copy paste".



15 comentarios:

  1. Entiendo que la historia es muy divertida, pero resulta que me leí las condiciones para pertenecer al selecto banco de esperma del país. Salvo enchufes y recomendaciones, que yo sepa no se puede ser mayor de 22 años, ser universitario, garantizar una buena genética y casi que presentar un test de inteligencia y cosas por el estilo. De modo que corre la voz para encontrar un buen género, que los niños del futuro seran los que nos tengan que mantener, bueno a los de tu generación, porque a mi, en teoría, me deberia mantener la tuya, aunque en la práctica ya me cuidara mucho que no fuera así, ¡por si las moscas!. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, ja...no des ideas, que en estos tiempos de crisis más de uno terminará donando el riñón si hace falta.
    Dice Emejota que no se puede ser mayor de 22 años. Puede ser, pero la realidad es que cuando una pareja se somete a fecundación in vitro, por ejemplo, los óvulos fecundados "sobrantes" que la pareja no utiliza, se guardan congelados durante un tiempo y, si la "madre" lo permite, se pueden donar aunque el "padre" tenga la edad que tenga.
    Cualquier cosa menos ser "hijo de perro", ja, ja.
    ;-)

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno =)

    Aquí tienes al mejor banco de donación de esperma del mundo:

    http://www.todoxbox360.com/foros/jap-masturbaciones-cambio-donaciones-semen-t94421.html?s=0499b0a644f61736f52cfac91563add3&s=ba395d6a21b2bd2a03b6447ca95b2fe5&

    AVISO QUE TIENE IMAGENES QUE PUEDE QUE ALGUNO SE SIENTA VIOLENTADO O INCÓMODO AUNQUE ESTÉN BORROÑOSAS.

    bicos,besos y achuchones

    ResponderEliminar
  4. No me des ideas,que me someto a un hiperhermafroditismo severo...ya sé,ya sé...tengo más de 22...pero es la edad que me echan...hasta que ven a los churumbeles,claro...y el yogurín que me tiraba los tejos sale corriendo jijijijiji
    Achuchones...y gracias por las risas,llevo un día de Yonkis...

    ResponderEliminar
  5. mmmmm.... jijijijiiji... hablando justito del tema!
    nooo..si yo vengo enganchada!
    A cien euros el bote, lo llevo de la manito, le hago tres buenos petes terminados a mano y llenamos como mínimo cuatro en dos horitas...
    Y con eso tenemos para ir de parranda un rato.

    Te toman el tiempo o podés quedarte lo que quieras?

    ResponderEliminar
  6. Perdón! mala en matemática!
    Con tres petes, son al menos 6 potes!!!
    Aunque el primero es como la fuente de Cibeles... casi casi que de ese sólo salen tres...
    Y del segundo otros tres... y pongamos que el tercero es menos abundante... pues dos... O sea ocho! Eso!!! ocho! ah...! Millonarios nos hacemos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Coño! Yo pensé que era Hijo de perra y resulta que va a ser Hijo de perro. Ves, de nuevo el machismo (ja, ja, ja).

    No sé con qué me he reido más, si con este post o con el anterior.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Desclasado, a esta entrada le venía genial aquel vídeo de Marcela de los bidones de semen. Era muy bueno, pero ya no sé ni como buscarlo, ja, ja.
    Bonjour...

    ResponderEliminar
  9. Je, je, jeeeeeeeeeee¡¡¡¡¡

    Desclasado, tío, que bien queda el relato en tu blog, coño. Me descojono viéndolo desde otra perspectiva.

    Guau guau.

    Dice Yonki si no tendréis por ahí alguna perrilla para un ciberapareamiento de los rápidos. Se ve que al muy cabrón aún le queda material en la recámara.

    Lo dicho, un honor¡¡¡

    Saludos,

    Ps.- Por cierto, me pasaré por aquí de tanto en cuanto a tocaros un poco los cojones...

    ResponderEliminar
  10. Está claro que esto no es real, que es una flipada.
    Cuando en su día miré lo de donar semen por dinero (puto, pero fino), recuerdo que las condiciones eran tan leoninas como "estar varios días sin masturbarte", etcétera. Y no fui...
    Nina, lástima que sea trucho esto, porque con tu talento y mi cuerpo nos sacábamos 600 euros al día hasta que me matases.
    Los japoneses están locos.
    Besos generalizados.

    ResponderEliminar
  11. Tripi: escribimos a la vez. Bienvenido y gracias por la "cesión"del relato.

    ResponderEliminar
  12. Ya en su día, cuando TRIPI contó esta historia (una de tantas) de "abuelete ex-yonki" en NUESTRO blog pregunté acerca de si lo de eyacular con un tacto prostático es leyenda o realidad. No obtuve respuesta. A ver si aquí tenemos más suerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Ah, no sabía que el blog era compartido, Michel.
    No sé si quiero saber lo del tacto prostático... Jajajajaaa.

    ResponderEliminar
  14. Ya lo encontré.
    Por si alguien no lo conoce:


    ;-)

    ResponderEliminar
  15. DESCLASADO, creo que ellos tampoco saben que el blog es compartido. Debe ser el único blog en el mundo que la gente empieza a leer por los comentarios y, a veces, ni leen la entrada.
    Un lujo de comentaristas que espero no perder nunca. Un "Sálvame de Luxe" de la blogosfera, vamos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Caminante que por aquí recalas: si me comentas en una entrada antigua es probable que no te conteste por no ver tu comentario. Pero no por ello te prives.