lunes, 9 de agosto de 2010

Un par de anécdotas históricas de dudosa veracidad y una nueva Reina del Desierto.

Como me ha llegado mail con nuevas fotos de reina del desierto, interrumpimos brevemente el periodo vacacional para colgar las fotos acompañadas de las exigidas lisonjas. Pero antes, por aquello de parecer culto, expondremos un par de anécdotas históricas graciosas en la linea porno que me suelen pedir.
Contexto: guerra de independencia contra España de Venezuela y Nueva Granada (Colombia) lideradas por Simón Bolívar.
Tras la toma por parte de las fuerzas independentistas de una ciudad importante, la buena sociedad criolla  de esa ciudad que ha optado por el independentismo, monta un baile celebración con mucha etiqueta y pompa, para agasajar a los patriotas triunfadores. Un alto oficial de Bolívar, excelente bailarín, pero de trato brusco, soldado al cabo, saca a bailar a una remilgada señorita. Tras varios bailes queda la señorita encantada por la destreza danzarina del soldado. Encantada y sudorosa. Yendo a tomar un refrigerio, observados por todo el salón tras tan magníficos bailes, la señorita se quita los guantes para tomar la copa. Exclama entonces el soldado: ¡Pero qué manos tan blancas, señorita Juliana! ¿Usa usted algún tratamiento? Responde la señorita Juliana: No, no uso nada, será porque siempre llevo guantes... A lo que replica el soldado: No lo creo, señorita Juliana; yo también llevo siempre calzoncillos y tengo los huevos negros.
Tras el amago de desmayo por parte de la señorita Juliana y el silencio que cae como una losa en el salón, un par de compañeros de armas sacan al oficial Huevos Negros de la estancia, lo llevan a un balcón y le explican acaloradamente algo sobre el trato a las señoritas de buena sociedad.
Fuente: "¡Vuelvan caras, CARAJO!" (2009) de Rafael Baena. Resumen novelado de las guerras de  independencia bolivarianas. Si bien ciñe el desarrollo de la novela a los acontecimientos históricos, su misma condición de novela hace que dude sobre la estricta veracidad de esta anécdota, aunque no dudo  de que burradas más gordas se habrán dicho.

Y otra.
Contexto: 1522, los españoles han dado por primera vez la vuelta al mundo. Capitaneados por Magallanes, muerto este a manos de indígenas en Filipinas, remata el trabajo el vasco Elcano. De 234 hombres sólo 18 consiguieron volver a España.
Lapu-Lapu, héroe nacional de Filipinas por -supuestamente- haber dado muerte a Magallanes. Igual el escudo también le servía para hacer surf al tío, vaya usted a saber...

La cuestión que nos ocupa es que durante el viaje los españoles han descubierto las Islas Molucas, muy ricas en especias, y han suscrito tratados comerciales con ellas. Los portugueses consideran esa zona su área de influencia. El tratado de Tordesillas de 1494 por el que se establecía la división del mundo entre españoles y portugueses, deja a Portugal mal situado en esta nueva carrera. Portugal protesta, por supuesto. Se crean las Juntas de Badajoz y Elvas en 1524 para dilucidar la pertenencia de las Molucas a unos u otros. Parten los portugueses en mala posición, y, astutos, sus embajadores se dedican a dilatar la cuestión ganado tiempo. Hacen los castellanos la raya en el globo del mundo por donde mejor les conviene y se ajuste a "derecho" (eso del derecho a repartirse el Mundo es un tanto relativo...) y protestan los portugueses y amenazan de muerte a todo español que hallaren en las Molucas. Pasan dos meses con las negociaciones estancadas. Cito literal a la fuente:
Aconteció que, paseándose un día por la ribera del Guadiana Francisco de Melo, Diego López de Sequeira y otro de aquellos portugueses, les preguntó un niño que guardaba los trapos que su madre lavaba, si eran ellos los que repartían el mundo con el Emperador, y como le respondieron que sí, alzó la camisa, mostró las nalguillas y dijo: "Pues echad la raya por aquí en medio". Fue cosa pública y muy reída en Badajoz y en la congregación de los mismos repartidores; de los cuales unos se corrían y otros se maravillaban.
Fuente: "Historia general de las Indias. Tomo primero: Hispania Victrix" (1551) de Francisco López de Gómara.

Y pasemos a presentar la nueva Reina del Desierto que ha llegado por mail:

  
"Escándalo mayúsculo", "Absoluta relajación de las costumbres", "Nefasto ejemplo para nuestra juventud". Estas y otras lindezas ha recibido la atrevida presentación de la modelo Nina la que le verdean los ojos al atardecer, en la séptima edición de la semana de la moda del desierto. 
"No es sólo el uso de los colores -sobre todo el rojo- en en el tapado del rostro, es que, de una manera que ya podemos considerar pornográfica, muestra sin recato incluso la raíz del pelo, incitando claramente a la sexualidad", aseguran las autoridades religiosas. 

El Mulá Abjud el Krim el que ve pecado hasta en el culo de un cordero, añade: "El desfile fue todo él inmoral; partiendo del descoque de la tal Nina, el diablo la confunda, y siguiendo con la música con la que desfiló: "El cha cha cha del camello", que incita a nuestra juventud al contoneo, claro eufemismo físico del acto sexual", así se expresa este hombre santo, adalid de las tradiciones de pureza alcoránicas. "Una cosa es libertad y otra libertinaje, pues...¿qué será lo siguiente?, ¿despojarse del pañuelo en público?", remata.
En cualquier caso ya muchas jóvenes empiezan a lucir pañuelos de colores y a mostrar, aunque aún tímidamente, la raíz de su cabello dejando medio caer el pañuelo como un sí es no es descuido.
¿Es Nina la que le verdean los ojos al atardecer una mujer revolucionaria o una simple provocadora? El tiempo nos lo dirá, ahí les queda a ustedes la pregunta. Aunque los grandes movimientos sociales aperturistas empiezan por un gesto...

Por lo demás, como ya les dije, algo de playa, lo de una poca cultura lo acabo de cumplir con las anécdotas históricas, en cuanto a montaña, las aventuras de María alpinista darían para varios tomos de humor, y lo de la cerveza a mansalva no lo estoy cumpliendo del todo porque la resaca me impide hacer muchas cosas al día siguiente. El que inventase el alcohol sin resaca sólo merecería que mi adoración incondicional. Lo del sexo...ejem... es que no quiero presumir (mejor dejémoslo así, más vale honra sin barcos...) 

El Desclasado ha hablado. 
Las fotos son de Nina , amiga reciente de por aquí. No contestaré de inmediato a los comentarios. Sigan con buen verano los del hemisferio Norte y buen invierno los del Sur.
    

63 comentarios:

  1. OLALA, pero que bella doncella esta Nina !!!Reina total. Apapuchos y buenas vacaciones.

    ResponderEliminar
  2. Increíbles los ojos de Nina,sí...pero ¿qué me dices de sus manos?!Nina,tienes unas manos preciosas,jija de dedos interminables...buenos para las teclas de un piano y para hacer un genial vibrato al violín...
    Excepto por una que conozco demasiado,las demás son ideales para ese desierto que te estás montando,Descla...
    Ah!lo de la tabla de surf juro por yoquéjéqué que es lo primero que he pensado al ver la escultura...
    Achuchones y tarda,tarda en contestar...señal de que sigues disfrutando.

    ResponderEliminar
  3. Se agradece, Descla, que hayas hecho un alto entre birrita y birrita, playa, montaña y sexo desenfrenado :P.

    El Lapu,Lapu tiene una pinta que mete miedo, es una mezcla de indígena descafeinado, hortera de gimnásio, rambo y (como tu apuntas) surfero. Un horror el jodio.
    Muy jocosa la anécdota de Diego López de Sequeira y el niño. Otra cosa no se pero guasa no falta en nuestra geografía.

    En cuanto a la reina del desierto es una mujer guapísima y no entiendo que no pueda mostrarse tal cual es así que apuesto por su valentía.

    Que sigas disfrutando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Aún estoy conectao.

    Maia: vaya historia terrible he leído en tu blog. Joder...

    India: anda, no me des ideas de qué podría hacer Nina con sus manos, que soy un hombre comprometido (pillao/esclavizao).

    Wendy: en las bases del juego rey/reina del desierto, quedaba claro que cada cual mostraba o no el rostro según sus apetencias o intereses. A mí mismo me interesa el anonimato, cada cual sabrá...

    Y ahora sí me voy. ¡Apapuchos!

    ResponderEliminar
  5. Ah, Wendy, que se me olvidaba: recibí el mismo correo exacto que recibiste tú, aquel que te inquietó, el que te invitaban a ser novelista o relatista cobrándote. Así que se lo mandan a muchos a ver quién pica, quédate tranquila.

    Chao.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Descla, ya veo que es un práctica bastante habitual.

    ResponderEliminar
  7. La segunda anécdota es más creíble que la primera y Lapu-Lapu tiene más cintura que Rafaella Carrá, ja, ja.

    ...Y Nina me recuerda a Ángela Molina.

    ...Y que lo pases bien!!!


    (Madremía, madremía, que harén. Te vas a acabar cambiando de religión :))

    ResponderEliminar
  8. Maia, vos me conocés... quedo mejor tapada, no?

    India! gracias por el piropo, no había reparado en mis manos.

    Descla querido, me divirtió mucho la historia que pusiste.
    ...........
    Pregunto: por qué es tan necesario el alchohol? No te gusta la cerveza sin?
    Lo que buscás es el efecto?
    Pero sin la resaca? Por qué a los hombres les gusta tanto?

    Ayer me tomé una cervecita negra, un porrón. No me hizo mucho efecto más que el darme un rico sueñito, y me quedé dormida. Pero el sabor exquisito que tenía lo hubiera agradecidio igual si era sin alcohol...

    Baci

    Ah! quién es El Mulá Abjud el Krim? Tal vez si le bailo la danza del vientre lo pueda hacer cambiar de opinion...

    Y a cual haren pertenezco?

    ResponderEliminar
  9. No! de surf no... de sandboard! O un skate!
    jijiji...

    Disfrutá de tus vacaciones!

    ResponderEliminar
  10. Gracias por "la culturización", son muy buenos. Un abrazo y a seguir disfrutando TODO EL AÑO.

    ResponderEliminar
  11. Nina, me alegra que te guste; cada vez que mandáis fotos y hago texto, me quedo con la duda de si os gustará o meteré la pata.
    Yo no bebo cerveza sin alcohol porque bebo alcohol por el efecto, para "pillarla", vamos...
    Pues nunca lo había pensado, pero sí parece bastante cierto que el alcohol les tira bastante más a los hombres, aunque muchas mujeres no le hagan ascos. Pero en el ranking de drogadicciones "socialmente aceptadas" parece que el alcohol es bastante más masculino mientras que las pastillas tranquilizantes serían bastante más femeninas.
    Si le bailas la danza del vientre al Mulá, lo matas de un infarto y se produce el descoque pañuelero generalizado.

    Emejota: gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  12. Muy buenas las anécdotas :). Me inclino a pensar que la primera es cierta, fíjate, hay cada tío bruto que pa qué! Y el niño del culo, un maestro, seguro que llegó lejos, jeje.

    Por cierto, voy a leerme las bases de ese concurso tuyo, que me he perdido algo. De todos modos, bonito pañuelo, bonitos ojos, y me ha encantado la descripción :).

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Bueno, Desclasado, voy a dejarte tranquilo que estás de vacaciones, pero eso de las drogadicciones de hombres y mujeres te ha salido de manual!!! Alcohol-masculino y pastilla-femenino. ¡Ay, que dolor!

    Me voy a tomar un sedante...

    :))

    ResponderEliminar
  14. Ah, pues debo estar equivocado y el uso de trankimazines y similares es mayoritariamente masculino. ¡Maldito manual, deja de engañarme!

    (A ver si por no seguir "el manual" negamos lo evidente al grito de ¡topicazos!)

    ResponderEliminar
  15. Blue, ya me fastídia darle la razón pero si que es verdad que las mujeres suelen ser más de pastillas que de alcohol, también hay diferencia a la hora de suicidarse los hombres se inclinan por métodos más expeditivos como el ahorcamiento y el tren y las mujeres siguen más la línea de los barbituricos.
    Wendy (no estoy en casa y vete a saber por qué no puedo hacer comentarios con mi nick por eso entro como anónimo).
    Besitos.

    ResponderEliminar
  16. Pues ayer, casualmente, estábamos dos parejitas tomándonos algo y ninguna de las dos mujeres pedimos una pastilla (a mí el mojito me sentó de muerte, hasta mastiqué la hierbabuena :). También es cierto que uno de "ellos" pidió algo más fuerte y el camarero le ofreció absenta, ja, ja. Nos estamos embruteciendo...

    Lo malo son las mezclas, Desclasado. El queso con el membrillo, el melón con jamón, y esas cosas raras.

    ResponderEliminar
  17. Wendy, que las mujeres seamos más de pastillas (suponiendo que sea cierto) no quiere decir que nos gusten más, será que a ellos no les gusta pasar por el médico y se "automedican".
    No olvidemos tampoco que en las discotecas las pastillas con unisex.

    Saludos acalorados.

    ResponderEliminar
  18. Jo, Wendy, al final es que parece que con eso de ser iguales, que ni lo somos ni ningunas ganas por mi parte, tengamos que negar evidencias. Como si una cosa fuera mejor o peor que la otra...
    Conozco tíos que beben alcohol a diario. Como "de mantenimiento": almuerzan con alcohol, se toman una cerveza cada X rato, un cubata a la tarde etcétera. Conozco bastantes así. Son alcohólicos sociales que creen que lo suyo es normal. Tengo que hacer esfuerzo mental de memoria para que me salga una tía así. Las hay, claro que las hay, pero en muchísima menor medida.
    El uso de tranquilizantes, el "pastilleo", en cambio, no tengo tíos en la mente que lo lleven de diario. Y en cambio, a pesar de ser algo que se lleva con bastante discreción, tengo bastantes tías en mente que están enganchadas a los tranquilizantes. Como al alcohólico, esto no les impide hacer vida normal, relacionarse, trabajar, etcétera. Pero vamos, que lo tengo clarísimo, que el alcoholismo es mayoritariamente masculino y el pastilleo femenino. No hay bueno ni malo en esto ni mejor ni peor; todo es malo.

    ResponderEliminar
  19. Blue, hemos escrito a la vez. No mezcles el pastilleo discotequero o el alcoholismo discotequero de hombres y mujeres con el pastilleo o el alcoholismo de diario.

    ResponderEliminar
  20. Bien, si hablas del hábito tengo que darte la razón. Pensé que querías decir que las pastillas nos sabían más ricas...

    ¡Que peleón eres!

    ;)

    ResponderEliminar
  21. Peleón yo... sí. Ttócate los cojones con el "harén" de "sumisas" que tengo, que no son nada peleonas... Si para colar una evidencia me toca peleármela, el día que quiera colar una trola peyorativa sobre las mujeres la llevo clarita... Tócate los cojones).

    ResponderEliminar
  22. Qué gusto, qué cosa más entretenida de post.

    ResponderEliminar
  23. Hola, Buch, te supongo chico. Bienvenido por aquí. Estoy haciendo un alto en las vacaciones y está el blog vacacionando también, ya nos iremos leyendo.

    ResponderEliminar
  24. Blue, no me refería a que nos sabiesen mejor, me he basado en estadísticas que manejamos en emergencias nada más.
    Ya puedo firmar con mi nombre :)

    ResponderEliminar
  25. Wendy: ¡machista! Jajajajajajajajaja

    ResponderEliminar
  26. Pues yo no había comentado nada de lo de las pastillas y el alcohol porque me pareció evidente, creo que es totalmente cierto. Estoy con Desclasado en que abundan los alcoholicos sociales y las sedadas habituales. En el segundo caso, suele ser porque se trata de una forma de soportar la ansiedad que les provocan sus vidas (maridos a los que no aguantan, trabajos que no soportan, sobrecarga de trabajo dentro y fuera de casa), y resulta más fácil recurrir a la pastilla que cambiar tu vida.

    En el caso del alcohol, supongo que es lo mismo que pasaba con el tabaco, que lo normal y casi obligatorio era fumar. En el trabajo muchas veces alucino con cómo bebe la gente. En las obras es increíble, deberían hacerles un test de alcoholemia antes de subirse a un andamio, y en el trabajo de despacho, hay reuniones "de tarde" a la que muchos llegan apestando a alcohol que tiran para atrás.

    Jo, vaya rollo te he soltao! :D

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Ah, Buch, ya sé de qué te conozco: nos leemos por casa Kotinussa.

    Wendy: sin salir de casa: mi padre y tíos beben alcohol, mi madre y tías rara vez.
    Mi padre y tíos jamás les he visto empastillarse más allá de aspirinas, mi madre y tías tienen afición (aún me acuerdo cuando me tragué, por curiosidad, unas pastillas de adelgazar de mi tía, "Antiobes Retard", y anduve como una puta moto todo el día...)

    ResponderEliminar
  28. ... también hay que decir que los hombres le tienen un miedo endémico a los médicos y las pastillas, no digamos ya a que les saquen sangre! Cagones, jejeje....

    ResponderEliminar
  29. Buch ya ves como vacaciona el blog de descla :P

    ResponderEliminar
  30. Su, suelta todos los rollos de ese tipo que quieras. Y más que soltases.
    Si en ambos casos es frustración vital (el alcohólismo/empastillamiento), sí coincido contigo en que hay más carga de frustración vital en el empastillamiento femenino que en el alcoholismo masculino, que tiene bastante de -nefasta- costumbre.
    De jovencito buscavidas trabaje en una obra; era increíble los globos que llevábamos desde después de almorzar (algunos ya venían puestos de antes). Yo alucinaba como mamaba la gente.

    ResponderEliminar
  31. Jajajajaja, en la revisión médica anual del curro, mi compañero, un machote bragao, se desmaya cuando le pinchan, jajajajajajaja. Doy fe.

    ResponderEliminar
  32. En esto de las agujas, Wendy sí que nos podrá decir con bastante certeza quién le tiene más miedo, si hombres o mujeres. Yo creo que hombres, pero dejo a la enfermera que diga ella con más conocimiento de causa.

    ResponderEliminar
  33. Yo he visto a gente en la obra a las 10 de la mañana apestando a alcohol, alucinante... Lo asombroso es que tanto rollo con la seguridad laboral y a nadie se le ocurrido limitar la cantidad de alcohol en sangre, no lo entiendo.

    En cuanto a las pastillas, yo creo que son buenas como tratamiento en caso de depresión a ansiedad grave, pero junto con una terapia que te permita dejarlas y no volver a necesitarlas. Pero eso requiere mucho tiempo y esfuerzo, y sobre todo cambiar cosas de tu vida que a lo mejor es más cómodo o menos doloroso no tocar. Y lo digo por experiencia, que he pasado dos depresiones en esta vida y si no llega a ser por las pastillas no sé cómo habría podido salir. Eso sí, sólo yo sé la de horas de terapia y trabajo personal que dediqué...

    ResponderEliminar
  34. Los hombres suelen tener (por lo general) el dintel del dolor más bajo que las mujeres y ahora me llamareis racista porque también es cierto que los moros lo tienen bajísimo, a mi me llamó mucho la atención este hecho pero es lo que hay.

    ResponderEliminar
  35. Jejejejeje, tu compañero al menos va, yo conozco a muchos que llevan años sin ir para que no les pinchen. A veces sois (los hombres en general) como niños :D.

    ResponderEliminar
  36. ¿Entonces a los moros les duele más? Qué gracioso, con lo chulitos que van por el mundo :)

    ResponderEliminar
  37. Conozco el tema de las pastillas en carne propia: estuve ingresado en un hospital largo tiempo y, desconozco si es táctica habitual para tener a los enfermos tranquilos y que no monten bronca, me empastillaron a Trankimazin. Para cuando fui consciente de lo que estaba tomado y me negué a tomarlo (como me reñían, me las metía en la boca y las escupía), no podía dormir sin las pastillas.
    Empecé a tomar cuartos, me daban media de 50, un día sí un día no y así me quité de las putas pastillitas. Un mes me costó la broma.

    ResponderEliminar
  38. Pues si Su se quejan muchísimo en cambio los negros son mucho más sufridos, en cuanto a los chinos no se qué decir ya que apenas acudn a solicitar asistencia sanitaria.

    ResponderEliminar
  39. ¡Hostia, vaya sorpresa lo de los moros! Un dato muy curioso.

    Su: ¿que a veces somos como niños? Joder, yo juraría que casi siempre somos como niños. Tú deja caer una pelota en mitad de mis compañeros hombres de trabajo y verás...

    ResponderEliminar
  40. Hasta otro ratillo, me reclaman. Bye

    ResponderEliminar
  41. Es que dejar las pastillas es muy difícil y hay que estar muy convencido. Yo terminé el tratamiento de ansiolítico y antidepresivo en mes y medio (el médico me había dicho un mes más) haciéndome un calendario de reducción que cumplí escrupulosamente. Los dos o tres primeros días de reducción de dosis pasaba el mono y seguía. Si no estás muy convencido, y sobre todo si no has resuelto tus problemas de base, es imposible dejarlo. Si solo es para tranquilizar o dormir mejor, como en tu caso, es solo cuestión de fuerza de voluntad y aguantar el mono. De todos modos, que te den algo así sin preguntar, es una putada.

    ResponderEliminar
  42. Lo de los hombres que son como niños daría para un post entero! :D

    Bueno, yo me voy a dormir la siesta, que es lo mejor para la ansiedad ;).

    Hasta otro ratito!

    ResponderEliminar
  43. Yo consideré una putada que me engancharan a aquello, de hecho sospecho que lo hacen con gente "revoltosa" (sí, yo lo era), para bajarles los humos y que no monten constantes protestas.
    A mí no me costó dejarlo, salvo los monos, porque no había causa para tomarlas, pero sé el efecto "flotar" y pasar el día en una nube. Es bastante adictivo.

    Hasta luego a las dos, estoy haciendo una entrada para meterme con el feminismo, id afilando las uñas, jajajajaja.

    ResponderEliminar
  44. A las mujeres alcohólicas, que las hay aunque sean menos, nunca se las ve en la calle ni en los bares porque suelen beber cuando nadie las ve. O bien llevan la botella en el bolso, o beben en casa a solas. A veces ni su propia familia lo sabe.
    Wendy, las estadísticas de emergencias van a misa. Esa es la realidad "real", la que vale. Lo que falta por saber es que pasa con esos casos que nunca llegan al hospital y aquí lo único que queda es especular, que es lo que hago yo.

    Revoltoso (parece nombre de toro :), es mi carácter. Si dices A quiero ver B, y si dices B quiero ver A.

    Si me pudiera inventar me haría de otra forma.

    ResponderEliminar
  45. Joder, Desclasado, sí que eres peleón, sí. Buena gana tienes de hacer una entrada antifeminista (o antifeministRa, que te veo). Con lo fácil que es darles la razón. Mira, te lo resumo: por decreto o por gónadas (gónadas unisex, ojo) hombres y mujeres somos iguales. Esto no es un tópico falso: es lo que dicen ellas, al menos las feministRas. Somos iguales pero nosotros somos siempre los maltratadores y ellas siempre las víctimas, ellas son valientes y nosotros cobardes, ellas sufridas y nosotros quejicas, ellas maduras y nosotros infantiles... Y así con todo. Si es muy fácil, hombre. Repite: hombres y mujeres somos iguales, aunque ellas superiores.

    ResponderEliminar
  46. Blue, mira lo que dice Raus, ¿vas a tolerar esto sin respuesta?

    (Un abrazo, tronko, jajajaja)

    ResponderEliminar
  47. ¿Y para que te quieres hacer de otra forma, Blue? No entiendo muy bien...

    ResponderEliminar
  48. Sí, a Raus le digo que me alegro de leerlo ora vez aquí.
    Y a ti no te puedo contestar, sé lo que no quiero pero no sé lo que quiero.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  49. ¡Raus, cuanto tiempo sin verte!, me preguntaba qué habría sído de ti.
    Descla, se trata de pastillas que no se venden sin receta así que han de ir al médico a por ella.

    ResponderEliminar
  50. Anterior mensaje era para Blue, que se me coló Wendy.

    Sí, Wendy, pero es pasmosa la facilidad con la que los médicos recetan ansiolíticos. Como es algo que no se puede demostrar (el que tengas o no ansiedad/depresión).
    Vamos, estoy seguro de que mañana voy al de cabecera, le digo que tengo ansiedad y salgo con la receta en el bolsillo.
    Se venden más orfidales y trankimazines que aspirinas...

    http://www.elmundo.es/suplementos/magazine/2008/435/1201531430.html

    ResponderEliminar
  51. Es muy posible pero sin embargo no es tan dramático, es menos dañino tomar Orfidal que pasar las noches luchando con el insomnio y lo que conlleva, sí se trata de un uso moderado yo estoy a favor si se precisan, lo peor es cuando te conviertes en un yonki del pastilleo.

    ResponderEliminar
  52. O sea, poco aguda.

    ...Estoy leyéndote la nueva entrada.

    ResponderEliminar
  53. Yo de mi experiencia lo que vi es que eran muy adictivas. Quiero decir que quizás las tomes cuando las precises, pero luego cuesta salirse y las tomarás sin precisarlas para evitar el mono.

    ResponderEliminar
  54. No, Blue, más que poco aguda quise decir "confusa", "liada", algo así.

    ResponderEliminar
  55. mmm... es verdad que los médicos las recetan mucho, pero hay una parte al menos que creo que está justificada: la gente va al médico muchas veces con síntomas que creen que son de una enfermedad (dolor de estómago, taquicardias, mareos, caída del pelo, dolor de oido por apretar las mandíbulas, falta de apetito, todas juntas o por separado... aparte del famoso insomnio), y lo que tienen en realidad es ansiedad en distintos grados. La solución inicial para calmar los síntomas es el ansiolítico, que para eso vale, pero lo malo es que la pastilla sin sicólogo y todo lo que eso conlleva es solo un parche.

    Lo malo es que en España sigue estando mal visto ir al sicólogo, y no digamos al siquiatra, y ahí creo que está el verdadero problema.

    Por cierto, muy acertado el comentario de Raus, por fin un hombre dice en este blog algo sensato :DDD

    ResponderEliminar
  56. Ah, será que estás muy mujer.
    (No me hagas meigallo, que ya te cargaste el blog una vez).

    ResponderEliminar
  57. Anterior mensaje para blue, que se coló Su.

    Huyyy, Su, ya verás ya, si arranca Raus...

    Sí, debe ser eso, que esos síntomas no son más que ansiedad.
    Ir al sicólogo está mal visto de siempre, lo de la sospecha de estar pirado sigue pesando mucho.

    ResponderEliminar
  58. Yo empiezo a hermafroditarme por si acaso...jijijijijijijijiji como no he bebido en a vida y cuando fuí al psicólogo sólo me sacó gruñidos...no sé qué hacer con mi vida...¿Las que tomamos jaleita real dónde nos ponemos?...pues eso,será en el hermafroditismo...
    Y esto de vacaciones,eh?...jopelines..
    Achuchones!

    ResponderEliminar
  59. Si, chicazo, y, claro, por tanto soy niño. Es divertido este sitio, joder, y me lo he estado perdiendo mucho tiempo. Pero esop se acabó.

    ResponderEliminar

Caminante que por aquí recalas: si me comentas en una entrada antigua es probable que no te conteste por no ver tu comentario. Pero no por ello te prives.